El campus de Valencia de ESIC fue el escenario en el que el 15 de septiembre se analizaron las claves para alcanzar el éxito y superar los obstáculos en el camino hacia la meta, de la mano de Edurne Pasaban.

La alpinista que se ha convertido en la primera mujer de la historia en coronar las 14 cimas de más de 8000 metros del planeta alpinista, en la actualidad combina su carrera deportiva con el mundo empresarial, donde ejerce como conferenciante y coach tanto para empresas a nivel nacional e internacional como para entidades deportivas, culturales y educativas.

Durante su conferencia Expedición al éxito: alcanzando objetivos y superando dificultades, Edurne transmitió su aprendizaje vital a través de las experiencias en la montaña, en entornos hostiles, llenos de incertidumbre y cambios, similares a lo que se pueden encontrar en nuestro día a día profesional.

Descubrió la montaña de la mano de sus padres en los Pirineos. A los 17 años se fue por primera vez a los Alpes para iniciarse en el alpinismo. Un año después, en Ecuador realizó ascensiones a montañas de 6000. Finalmente, en 1998 viajó a Himalaya por primera vez y, desde entonces, las expediciones a montañas de más de 8000 metros ha sido una constante en su vida.

Edurne animó a los presentes a tomarse un tiempo con los ojos cerrados para reflexionar sobre su sueño personal o profesional, proporcionando las claves necesarias para lograrlo, del mismo modo que ella consiguió el suyo: coronar los 14 ochomiles.

En la mochila hacia el éxito, Edurne señaló la necesidad de incluir los siguientes ingredientes: la ambición, entendida como estímulo para progresar hacia el objetivo; el afán de superación, que debe contemplar la autocrítica para aprender de los errores; el hambre por el éxito y, finalmente, la pasión. También subrayó la importancia del miedo y del compromiso con el sueño que se desea alcanzar. “El miedo es un buen compañero porque nos mantiene alerta y el compromiso nos ayuda a centrar las acciones para lograr nuestra meta”.

En este camino hacia nuestros sueños, Edurne señaló la importancia de contar con un buen equipo. “Los buenos equipos deben estar formados por buenas personas que estén ahí cuando más los necesites y no te defrauden”. Para que un equipo funcione correctamente, todos los miembros deben tener una visión compartida. “Los colectivos en los que el objetivo individual prevalece sobre el objetivo común no son equipos, son grupos”.

Además, remarcó la necesidad de comunicar perfectamente los objetivos a todos los miembros del equipo. “Es imprescindible ser transparente. No hay que ocultar información a los integrantes de un equipo porque la confianza se pierde en cinco segundos”.